sábado, marzo 26, 2011

Mito Fundante Definición

Definición Etimología: Mito: tomado del griego "Fábula, leyenda". Origen: tomado del latín Origo, derivado de oriri, "salir(los astros)", "ser oriundo ... ... término que aparece usado tantocomo femenino como masculino ... originario, "que está saliendo (sol)",orientador... (Grimal). El mito es un relato que intenta explicardeterminados aspectos de la existencia: origen del mundo, de loshombres y animales, de la vida y la muerte, de los acontecimientosprimordiales por los cuales el hombre ha llegado a ser lo que es: unser mortal, sexuado, inserto en una sociedad. Relata cómo algo hacomenzado a "ser", se ha originado, habitualmente como algo fabulosoque se supone acontecido en un pasado remoto y casi siempre impreciso.Cristaliza significaciones, teniendo el doble carácter de encubrir yseñalar el camino de acceso a lo inconsciente. Posee un rol fundante dela condición humana, en tanto organizador de la realidad. ParaBerenstein, I. y Puget, J. es una de las producciones significantes detoda configuración vincular, en el anudamiento de lo intersubjetivo,intrasubjetivo y transubjetivo. Para Berenstein (1991) cada conjunto depersonas que se dice pertenecer a una familia tiene una historia de lacual inconscientemente se siente parte, tiene una versión compartidaque con las represiones individuales y también la de los otros de lafamilia constituye una historia sobre la fundación de ese conjunto(relato fundante). La historia se toma coherente en forma de relatoacerca de los orígenes y es transmitido sea mediante acciones, sea através de un relato. Son los mitos de los orígenes que se transformanen mitos constitutivos cuando se cree depender de ellos para laorganización o el funcionamiento de la familia. Los mitos familiares,así como los mitos universales, dan (a diferencia del pensamientocientífico, que plantea preguntas, respuestas certeras) certeza eirracionalidad; intentan evitar enfrentarse con un otro no transparentey no de¡ todo cognoscible. El mito de los orígenes u originario es unrelato verosímil acerca de cómo algo ha comenzado, encontrándosemúltiples versiones que comparten elementos recurrentes, en un sistemade referencia multidisciplinario. Origen e historia del término Elconcepto de mito remite a una zona de significado compartida entreotros aportes por la religión, la antropología, la sociología, lafilosofía, el arte y el psicoanálisis. En algunas de sus habitualesacepciones es lo opuesto a "historia", a "ciencia" a "filosofía" a"alegoría" a "verdad". En la época contemporánea se los considera"verdades históricas". Estudiándolos a través del análisisepistemológico y su función en la conciencia y en la cultura pueden serconsiderados como supuestos culturales. Cuando el mito es tomadoalegóricamente tiene dos aspectos: lo ficticio y lo real. Si bien elhecho real no ha ocurrido, de algún modo lo que dice el relato míticoresponde a la realidad. No son del orden de la verdad sino de loverosímil. El intento primario y básico de ordenar el caos y respondera las incógnitas ha dado, a través de los mitos, una formulación de laaprehensión del mundo y de la realidad que se mantiene, se repite ytolera hasta cierto punto los cambios. La figura del andrógino, porejemplo, aparece en los relatos míticos del origen del hombre, endiferentes religiones o culturas, desde los babilónicos, griegos,judeocristianos, africanos hasta los latinoamericanos. Los símboloshindúes se refieren, no sólo a la androginia, sino al retorno final aesta indistinción, a esta unidad. Platón recuerda el mito del Andróginoen "El Banquete". Los mitos que utilizan Freud y Lacan serían recursosepistemológicos, de la misma manera en que fueron utilizados por lafilosofía griega y sobre todo por Platón. Así es posible continuar a lolargo de la historia y del tiempo. "El descubrimiento inaugural delpsicoanálisis se hace a través de un mito: El complejo de Edipo". Freudrecurre a temas de la literatura para formular y crear mitos: el deEdipo (1905) y el de Narciso (1914), de "la horda primitiva" (acerca delos orígenes) (1912-13) y el de las pulsiones de vida y muerte (1920).Levi-Strauss (1968) descubre la lógica interna del mito, proponiendo unfuncionamiento estructural. Describe las unidades significantes, losmitemas, y la operación o articulación que han de poseer para que elrelato tenga estructura mítica. Además de su uso explicativo, tienecomo función principal la de clasificar y ordenar. En este sentido paraeste autor, el mito es una forma en que el hombre "pone en estructura".Para Mircea Eliade (1992), "El mito cuenta una historia sagrada, relataun acontecimiento primordial, el tiempo fabuloso de los "comienzos".Este tiempo no es algo del pasado, sino del origen, que se reactualizaa través de los ritos. Estos transmiten y sostienen el mito(Levi-Strauss, 1968). Son las costumbres cristalizadas en el manejo delespacio y el tiempo, ritmos, celebraciones, que necesitan sermantenidas sin explicación y cuyo incumplimiento "los descompensa",creando un código propio e incuestionable. Gil, D. (1992) tomando ideasde R. Barthes habla del mito en un sentido más amplio relato onarración que da cuenta de los orígenes, del universo, de la culturadel sujeto en general, o de acontecimientos particulares de la vida delsujeto, dichos en un lenguaje atravesado por la gran escritura mítica,que más que ser dicha parece decirse y que no dicen ni ocultan, sóloindican por medio de signos, parafraseando a Heráclito cuando define elOráculo". Lacan (1976) en "El mito individual del neurótico" se refierea cómo el registro simbólico se puede poner al servicio de loimaginario para evitar enfrentarse a la muerte y la castración. Desarrollo desde la perspectiva vincular Tomandoen un sentido restringido, como "mito del origen vincular", referido alorigen del sujeto, de las parejas, de las familias, de los grupos oinstituciones, es el momento de encuentro real que después, por aprèscoup, es registrado como momento mítico fundante. Pensar en términos deinconsciente vincular, supone concebir una representación de unencuentro fundante, idealizado. Cada nuevo encuentro intentarárecrearlo, "nunca fue y nunca será y sin embargo es irrenunciable"(Puget, 1991). Es aquél de los orígenes, de la fundación que remitesiempre a otro momento, a otro nivel explicativo, éste representa parala intersubjetividad el lugar que el deseo ocupa para lo intrapsíquico.Puget, J. (1988) propone que "el sujeto se va constituyendosimultáneamente sobre la base de tres pilares". Admitir una relaciónentre diferentes estructuras vinculares, tales comosociedad-familia-pareja-sujeto, sin establecer un orden cronológico deaparición, nos permite una mayor comprensión del anudamiento entreestos diferentes contextos. En los comienzos de un grupo y en los deuna pareja predominan fantasías originarias de fusión. Anzieu lodescribe como el momento de ilusión grupal; en la pareja sería elenamoramiento. Dichas fantasías, (escena originaria, seducción,castración y retorno al seno materno) ya descritas por Freud en 1915,serían como guiones Universales, mediante las cuales se inscribe eldevenir fantasmático del sujeto. Para Kaës (1995) (16) laestructuración del psiquismo está dada dentro de una tópicaintersubjetiva, priorizando el vínculo madre-hijo, inserto en uncontexto que lo posibilita. Esta tópica intersubjetiva constituye lasituación originaria; la represión originaria marcaría una líneadivisoria, fundante de la separación consciente-inconsciente yposibilita el surgimiento de la subjetividad, en etapas sucesivas. Latemática fundamental de esta tópica intersubjetiva es eldesprendimiento, la fusión-discriminación, el reconocimiento de lasdiferencias. Los mitos intentan explicar a modo de relato, estosmomentos primordiales de fusión y elaborar la separación. M. Bernard(1996), tomando conceptos de R. Kaës considera que las fantasíasoriginarias son categorías, estructuras sin contenidos (adentro-afueraque con el lenguaje deviene en escena primaria; antes-después quedevendría en la escena de seducción y lo mismo-lo diferente devendríaen la escena de castración). Las fantasías de los orígenes por lo tantose van a llenar de contenido a partir del lenguaje. Para Rojas, C.(1989) (14) el mito corresponde al orden de la fantasía. Los fantasmasde los sujetos que integran un grupo familiar, articulados como efectode las leyes estructurales (interfantasmatización), producirían el mitocomún que ya no reconoce autor individual. Agrega Rojas: el mito estransindividual, precede al sujeto en la cultura. "La fantasmáticaindividual ligada a la singularidad del deseo se construye sobre lasfantasías originarias"...y propone "presentar al conjunto denominadoestructura familiar inconsciente como mediador de las fantasíasoriginarias y el sujeto mismo". Las fantasías originarias, en tantointersubjetivas y estructurales, serían el sustento originario, delmito estrictamente vincular. Las fantasías de origen se toman en elmito de origen, cuando se intenta responder a la incógnita del porqué,cómo o cuándo de la elección mutua, y lleva al análisis de los orígenesdel vínculo, que contiene representaciones para siempre inconscientes.Para Berenstein, I. y Puget, J. el mito de los orígenes del vínculo, anivel de familias o parejas, es una de las producciones significantes,sea de la Estructura Familiar Inconsciente o del zócalo inconscienterespectivamente, al igual que los nombres propios, las creencias, elespacio y el tiempo compartidos. Es anónimo, tiene su apoyo en losocio-cultural (transubjetivo); es una producción de la tramainterfantasmática, en este sentido es intersubjetivo; condiciona yposibilita la tramitación de la fantasía inconsciente en cada sujeto,lo intrasubjetivo. En este anudamiento, encontramos una ciertacontinuidad que trasciende lo individual, dándose una transmisión delas significaciones, tanto desde el contexto familiar comosocio-cultural, inter y transgeneracional. Para Puget, J. (1995) latragedia se interroga acerca de la función de¡ hombre en el Universo.Lewkowicz (1992) citado por Puget considera que una tragedia puede serdefinida, desde el punto de vista de un historiador, como una escenadonde un relato mítico adquiere un nuevo valor simbólico, Ambos otorganal mito la cualidad de ser una estructura que provee explicaciones ycierra el modelo explicativo proponiendo cadenas causales claras. Latragedia interroga, el mito cristaliza. Gomel, S. (1989) introduce lasnociones de trama identificatoria familiar y espejo familiar, y lasvicisitudes de estas redes de significación, tejido de identificacionesimaginarias y simbólicas, que se entrecruzan y superponen, creando uncampo imaginario libidinal específico "desde un texto familiar mítico eignorado". El espejo familiar es transgeneracional y va circulando através de las diferentes generaciones de una familia, constituyéndoseen nexo entre pasado y futuro. El mito se refiere a un pasado, peroeste pasado forma parte de una estructura permanente. Simultáneamenteentran en ella una dimensión histórica y ahistórica. Para Labos, E.(1986) narcisismo, identificación y mito tienen un valor estructurantede los vínculos familiares . la posibilidad de una identificaciónnarcisista grupal, en un tiempo de pasividad individual, sería la baseesencial sobre la cual se asentaría el posterior desarrollo estructuralque llevaría a los individuos a la adquisición de un nivel de identidadindividual". "Este nivel último involucra la instauración de unatemporalidad histórica-generacional con la consecuentedesestructuración y desidentificación de los mitos familiares". Lahistoria familiar es ese relato histórico-mítico donde presente, pasadoy futuro confluyen. En la interfantasmatización de la familia, puedesurgir la fantasía de restablecer una supuesta unidad míticaidealizada, de "Paraíso Perdido", fuente de toda satisfacción ycompletud, vínculo de fusión y amparo. Lo "no sido" es míticamenteconstruido como un "haber sido" y busca tanáticamente su repetición(Rojas, C. 1991). Berenstein, I. (1976) hace una diferenciación entretiempo cronológico, crónico y mítico. El tiempo crónico sería lamodalidad de repetición de la familia. Si un mito familiar seconstituye como una verdad incuestionable; cuando algún miembro lodenuncia o cuestiona generalmente provoca sufrimiento vincular. Pero elno hacerlo, lleva al encierro endogámico, a lo tanático, a larepetición. Se hace a costa del no conocer, no aprender, no pensar. Eltrabajo específico de la adolescencia (Aulagnier, P. 1991) es la puesta"en memoria y en historia". Sólo se logra interrogando las certezas delmito familiar, "adquiriendo lo heredado para poseerlo". Construyendouna "historia nueva" en la que el tiempo se descongela, dando lugar ala resignificación. El trabajo psíquico de historización puede serdistorsionado por la desmentida, que lleva a identificacionesalienantes. Durante el proceso analítico, en una pareja, puedenelaborarse distintas versiones de los momentos originarios como el dela constitución de la pareja conyugal (Grassano, E. y col. 1992).Berenstein, I. y Puget, J. (1997) hablan de la posibilidad deelaboración del mito fundante. La puesta en palabras de un conflicto(que forma parte de lo no incluido en el conjunto de acuerdos quedieron origen al vínculo y constituyen el mito fundante) "suscitaansiedad, ya que se tiene el registro de la posible disolución delvínculo al "modificarse" el mito...". Modificación como opuesto arepetición. Gasparí, R. y Gutman, J. (1986) analizan el mito del Origensegún el Génesis. Sostienen que éste opera cotidianamente en cadafamilia generando una "deuda con el origen", absoluta, relativa oprospectiva, según el registro particular, produciendo a su vezdiferentes significaciones. El adscribirse a un mito está relacionadocon sentimientos de identidad y pertenencia. Permite sostener lailusión de la certidumbre en los puntos donde la marca de castraciónhace que aquella fracase: origen y fin. Entre estos dos imposiblestranscurre el tiempo del mito. Problemáticas conexas Frenteal surgimiento de nuevos paradigmas que cuestionan y conmuevenideologías, creencias e ideales, se torna más difícil nuestro lugar yfunción como analistas. Ante la precariedad y fugacidad como valoresvigentes en nuestra cultura, la banalización de la violencia endiferentes contextos, la valoración de la apariencia y de lo externo endesmedro de lo "interno" del desamparo, ¿cómo lograr en el proceso dela cura ese difícil equilibrio entre cierto nivel de cuestionamiento yla preservación de los aspectos del mito que posibilitan identidad ypertenencia? Difícil dialéctica entre las certezas que cristalizansignificaciones y congelan el tiempo (otorgando ilusoria seguridad) yla incertidumbre del devenir, promesa de lo nuevo, de lo creativo, dela resignificación.

No hay comentarios.: